miércoles, 5 de abril de 2017

Camino a las estrellas.

         Han pasado ya eones desde que el mundo se formó y el ser humano empezó a surgir. Más tiempo en realidad del que cualquiera podría recordar. La historia comienza cuando un grupo de humanos, consiguió no se sabe aún como, acceder a unos dones. Control sobre los elementos, las dimensiones, el tiempo, el espacio… Las mismas emociones se vieron guiadas por estas personas e incluso la suerte y el destino.
       Sin embargo muchos de ellos se corrompieron y empezó una cruenta batalla. Cada cual tenía un grupo de seguidores y así surgieron los llamados dioses y los apodados titanes. Pero viendo cómo se iba destrozando el mundo con sus batallas, decidieron dividir los territorios del planeta y elegir adalides entre esos mortales. Buscaron crear a héroes con habilidades y cualidades sobrehumanas que luchasen sus guerras en lo terrenal. Pero la corrupción también llegó a ellos y eso repercutió en una infinita ansia de control, poder y dominio sobre la tierra.
Pero habían tres continentes que no sucumbieron bajo ningún bando. Estos tenían unos protectores desconocidos que pasaban desapercibidos, gente con dones y cualidades especiales, preparados para cualquier lucha aunque preferían evitarlas a toda costa. Pero esto era una guerra por el dominio del mundo, así que… No habría ninguna paz hasta que un bando se alzara victorioso y esto nos lleva al fin, al comienzo de cómo estas personas, comenzaron su camino a la eternidad de las estrellas.



Aquí dejo el prólogo de mi otro proyecto, también cumpliendo aunque algo tardío el pedido que me hicieron sobre el tema de las estrellas. Espero que guste este relato, pues crecerá hasta ser una novela de verdad.

La luz oscura.


             Por fin había llegado la noche, sintiendo la humedad en el aire y el comienzo de la lluvia caer por mi cuerpo y acariciar mi rostro. Sentir pesada mi capucha y poder ver el humo que exhalaba al respirar me daba seguridad y calma, oculto en las sombras simplemente escuchaba un paso, otro paso, luego un grupo de pasos varios... Cerré mis ojos y entonces... Lo sentí.
           Una sed... Agresiva y violenta... Nacida de la locura por la pérdida que me causó esa persona. Pero ya estaba cerca, esa venganza era muy próxima, así que me di la vuelta y empecé a escalar, subí alto para que no me viesen y poder verlo todo yo mismo.
          Una azotea, mientras miro abajo recuerdo divertido, cuanto miedo me daban antes las alturas y no puedo evitar sonreír, al verla en ese recuerdo, diciéndome que no sea tonto y que no tengo nada que temer. Sacudo mi cabeza y espero pacientemente. La hora viene en camino y apunto, con lo que parece ser mi mano desnuda. En cuanto le veo, con la calle casi vacía disparo, se oye un empuje de mecanismo, un silbido y después... un grito, pero no es el grito que esperaba. Al fijarme, veo a mi objetivo sonreír, con el virote atrapado y le veo mirándome, mirando hacia mi... hasta que finalmente oigo algo a mi espalda. No soy lo suficientemente rápido para darme la vuelta, pero aún así lo intento y lo reconozco, un mecanismo, una explosión y algo que me impacta. Noto su calor entrando y quedándose dentro, desgarrándome.

          No consigo equilibrarme, oigo como vuelve a impulsarse el mecanismo a la vez que resbalo. Lo próximo que consigo ver, es al tirador mientras siento la presión del viento contra mi espalda, corrijo como puedo mi postura. El suelo está cada vez más cerca, siento el impacto y veo a mi objetivo sobre mi. Me pesan los ojos, sonríe de forma burlona, he fallado y en ese momento solo hay oscuridad, frío y... paz.  



Buenas a todos, este breve relato; es un pequeño anticipo. Aquí os dejo el prólogo de un proyecto que estoy haciendo de una novela más larga. Espero os guste. Gracias y un saludo

sábado, 28 de enero de 2017

Un Dios Nace

         Siempre desde que fui niño, me sentí atraído por las leyendas y los mitos. Excalibur, Mjolnir, Ang, Grungnir... Un sin fin de artilugios que esperan ser descubiertos. Porque cómo todos saben... Toda leyenda tiene algo de verdad.
         Esto me empujó a investigar en mapas de esos mismos mitos y leyendas y ansiar explorar el mundo, pues para mí, no hay nada mejor que descubrir la verdad tras lo oculto y olvidado.
         Por supuesto siempre habrá gente, personas poco gratas que quieran que esa verdad sea descubierta. ¿Y para qué? Para ellos tener un poder y un control que no merecen.
         Puede sonar prepotente, pero lo cierto es que yo tampoco me considero merecedor de dicho poder.
         Así que me embarqué en este viaje, por todas las tierras donde se encuentra el auge de la mitología nórdica. Viendo a otros buscando donde realmente no se encontraba nada.
         Me colé con sigilo y rapidez, entre en un bosque y tras un largo camino de unas quince horas lo encontré. Un antiguo templo y justo en las afueras una mesa, aún con su rastro de sangre por los sacrificios realizados a los dioses. Caminé, lento pero seguro y allí, en el rincón más oscuro les vi.
         Tres personas, haciendo una especie de corro donde hablaban una lengua que no entendía. De repente se callaron y miraron hacia mí, me señalaron con unos dedos huesudos y delgados, casi esqueléticos. Mi sorpresa, lo que provocó mi caída hacia atrás fue el susto al ver sus rostros.
         Dientes negros, pútridos, una nariz torcida y cortada, igual que si le arrancasen un trozo... Lo peor fue buscar sus ojos, piel quemada y cosida, anulando su capacidad de visión, notándose la malformación de los pliegues de piel.
        Entonces se levantaron y hablaron conmigo, seguía siendo su lengua, pero les entendí.
        -Tú que vienes en busca de una verdad absoluta e inexorable- dijo uno, a la vez que otro comenzaba a hablar.
         -Vienes por los antiguos objetos sagrados, incluida el agua del pozo de Mimir, para obtener sabiduría- alegó el siguiente y habló el último.
         -¿Qué estás dispuesto a sacrificar por la obtención de estos dones? ¿Qué es lo que ofreces por el poder que buscas?- preguntó el último.
         Miré a los tres fijamente, aguantando la... Repugnancia que causaban sus rostros y con serenidad, seguridad y firmeza respondí.
         -La verdad que aquí se oculta, es lo único que puede salvarnos, si no a nosotros, entonces al mundo del mal qué llevamos. Necesitamos alguien que nos guíe con la verdad... Y daré lo que sea necesario, si ese alguien aparece- respondí desde el fondo de mi corazón.
         En ese mismo instante los tres se rieron con fuerza, me viré hacia mi espalda temeroso de que nos oyeran, porque habían personas armadas por ahí.
         Sin embargo tras girarme al comprobar que no venía nadie, los tres estaban frente a mí y lamieron mi cara al completo.
         -Tú eres digno pues no lo buscas por un afán de poder propio.-
         -Los dioses té eligieron como su nuevo adalid para cambiar el mundo.-
         -Le pondrás fin a los corruptos, al mal de tu tiempo y tu mundo... A cambio... Deberás pagar un tributo en sangre.-
         Temblaba de miedo, no entendía que decían y se acercaban a mí con una lanza y una copa llena hasta rebosar de agua.
         Cuando me obligaron a beberla, casi perdí la consciencia... Jamás había sentido antes nada igual, todo el conocimiento,las visiones del pasado, presente y futuro... Cualquiera mataría por esto... Y cuando se acercaba la punta de la lanza la vi, una mano anciana que la agarraba, imponente y fuerte. Un hombre con un bastón en su otra mano y dos cuervos en su hombro.
          No era posible ¿el mismísimo Odín intervino? No creía lo que parecía que veía hasta que puso una mano sobre mi hombro. Entonces el mareo se calmo y pude ubicarme. Le vi mirarme, serio, orgulloso, se veía en él el porte del padre de todos los dioses nórdicos.
         -Puedes empezar a andar tranquilo hijo mío, pues esta agua y esta lanza te pertenecen, ya que su precio ha sido pagado.-
         No me lo creía, Odín me llamó hijo y me hablo... Como si fuese su digno igual. En ese mismo instante todo se volvió negro y me vi en la zona cercana a la cima de una montaña, donde se encontraba Mjolnir, el martillo de Thor.
          Cada vez estaba más asustado, pero oí a Odín diciéndome que avanzase tranquilo y seguro, mi cuerpo sabría qué hacer. Me di cuenta de un cambio, me faltaban los anulares de cada mano y mi cuerpo, mi propio aspecto había cambiado.
         Centré mis pensamientos y vi cómo debía hacer para conseguir llegar al martillo, de ese modo fui hasta él, y cuando lo sujeté, tiré con todas mis fuerzas, pero solo conseguí rodarlo levemente.
         Pero no me desanimó, simplemente significaba que aún no estaba preparado para él. Por lo que decidí avanzar en mi viaje, con una Grungnir bien escondida y una nueva fuente de sabiduría, llegando hasta Gran Bretaña.
         Ahí volví a encontrarme con la gente armada, pero esta vez repararon en mi, pues ellos tenían a alguien con mucha más experiencia de vida que yo. Digamos que no todos los que bebieron del Santo Grial eran tan nobles y honorables como los caballeros de la mesa redonda.
         Por lo que me pillaron desprevenido y me derribaron con un fuerte golpe en la cabeza. Así que esa es mi historia hasta este momento, triste pero cierto.
         A medida que recobro la consciencia, me doy cuenta que estoy en una celda, en una muy antigua celda... Aunque sin encadenar, pero esposado. Miré a mi alrededor. Cómo Grungnir no se podía notar ya que se ocultaba al ojo humano, la conservaba a mi espalda. Así qué sabiendo dónde dejé la hoja de la misma lanza, corté las esposas y la cogí usándola para salir de la celda y vi a aquellos hombres rompiendo tumba por tumba, buscando y sacando las espadas de los doce caballeros. Pero no estaba la del rey. Excalibur no se encontraba entre ellas. Sin embargo mostraban un gran poder y sabía que ese poder, no debía ser traído de nuevo al mundo. Conseguí salir a hurtadillas de allí y fui hasta el lago, donde Merlín escondió la espada devolviéndosela a la Dama del Lago. Y allí lance mi plegaria.
         -Dama del lago, os pido ayuda y compasión, pues los oscuros corazones ansían un poder que no debería despertar otra vez. Os imploro que me prestéis la espada Excalibur, para así erradicar este mal y os juro por mi honor, que os la devolveré sin más.-
         De repente se ve una luz y una hermosa mujer, de cabello brillante como el oro, una piel blanquecina como el reflejo de la luna, unos ojos penetrantes como el mismísimo mar y una voz comparable en belleza al canto de una sirena salió del lago.
         -¿Cómo podéis vos, extranjero, demostrar ese honor y esa dignidad de la que me habláis?-
         Decidí contarle mi historia, mi arrepentimiento fue contar lo de Mjolnir pues, me puso una prueba para demostrar mi honor y era poder llamar al martillo de Thor.
         Me concentré y grité, grité con todas mis fuerzas su nombre, haciendo mi corazón y mi alma más humildes y nobles, queriendo ser quien estaba destinado a ser, sin olvidar mis motivos para llegar a eso.
         Cuál fue mi sorpresa al oír truenos y ver relámpagos hacia mi dirección, entonces sentí un fuerte golpe en mi mano y oí mis dedos crujir. Mjolnir había respondido a mi llamado, superé la prueba y la Dama del Lago me entregó a Excalibur.
         -Espero cumplas tu palabra joven dios, pues nos convertimos en mitos por una razón. Ve a tu gesta y que tu honor quede intacto.-
         Al darme la vuelta, con Excalibur en mano, los vi, doce hombres, once armados con las espadas sagradas de los once caballeros y uno, esperando ansioso la que portaba yo.
         Mi cuerpo reaccionó solo, no entendía que pasaba, pero era como si Odín, Grungnir, Mjolnir y Excalibur me guiasen. Levante con fuerza ambas manos, portando el poder de Thor en una y la fuerza y el valor de Arturo Pendragon en la otra.

         Miré a mi objetivo, por primera vez en mi vida, sin sentir miedo, al fin era libre y lo entendí, por lo que grité con todas mis fuerzas el nombre Mjolnir y Excalibur, implorando la purificación de esas almas. Por esa misma razón fue, que una luz relampagueante fue hasta esos doce. Haciéndoles desaparecer y limpiando sus almas, saliendo de las espadas los once caballeros que iban a ser deshonrados. Dando las gracias y viendo también a Arturo Pendragon, guiando a sus compañeros hasta el descanso eterno y la paz que se habían ganado, mientras que yo, sostuve una a una las doce espadas y se las devolví a la Dama del Lago para asegurarme que jamás nadie las usaría para un mal. Mjolnir se quedó conmigo al igual que Grungnir y así fue, cómo Odín me aceptó, como un nuevo dios y el último guardián de este mundo, viviendo como un mortal.


Dibujo realizado por mi dibujante habitual: Dorian. 
Aprovecho este relato para agradecerte el trabajo que dedicas al dar un reflejo visual a mis relatos.

sábado, 21 de enero de 2017

Historia de una Heroína.

          En una antigua época, antes de que se formasen las primeras sociedades y las grandes civilizaciones conocidas por la historia, en un país, hoy conocido por el nombre de Grecia, trajo consigo a una persona fuera de lo normal. Su nombre es Yesenia, una combatiente de espada semi curva similar a las armas asiáticas y con una armadura digna de los dioses.
          Ella fue enviada para mantener un equilibrio. Entrenada por Ares, equipada por Hefesto, formada por Atenea y realzada por Zeus. Fue entonces cuando despertó en el mundo y la abandonada tierra, de los mortales.
          Lo primero que vió fue, un amanecer, Apolo llevando el Sol hacia el horizonte, haciendo así que sus tierras despertasen. Después, todo lo que pudo ver fue la barbarie, como aquellos que eran iguales entre ellos se mataban por un trozo de tierra o simplemente por un par de animales o prendas.
          Ante esas escenas, su única motivación por sus enseñanzas fue erradicar esos conflictos, a través de imponer su autoridad ante esas personas... Por denominarlas de alguna manera.
         No pasó mucho tiempo hasta que vió a su joven primo Alexius, denominado protector de la humanidad. Portador de un arco y varias armas distintas. Le gustaba denominarse como un ejército andante.
         -Cálmate un poco prima... O acabarás dejando a este mundo sin habitantes. Y no creo que quieras eso.- dice Alexius con calma y una sonrisa que denotaba unas ganas de pelear.
         -¿Acaso sabes cómo reaccionan estas criaturas? Ellos necesitan ser escarmentados.
         -No mi querida prima, ellos necesitan ser educados y enseñados, como ambos lo fuimos por Atenea.-
         En ese mismo momento Yesenia refrenó su espada, pensando en lo que su primo dijo y entonces, comenzaron a trabajar juntos. Buscando así delimitar fronteras y educar a esos seres tristes e inferiores.
         Así empezó el nacimiento de una gran nación, el surgimiento de una historia que jamás encontraría el fin. Pero, no se daban cuenta de que algo en ellos iba cambiando, ya no parecían ser tan superiores.
         Al cabo de unos años lo entendieron, mientras los mortales creaban casas, hogares para ellos y lugares de culto para Zeus y sus hermanos e hijos, ellos se estaban volviendo más “humanos”.
         Sin embargo no contaban con una prima de ellos, la joven y hermosa Erma. Una diosa que solo desea desatar y alimentarse del ansia de la guerra y el conflicto. Algo que sus primos tardaron más de diez años en erradicar.
         Todo sea dicho, Erma aprendió mucho de sus primos y educó a muchos mortales para su único y gran fin, proclamar su guerra por todo el mundo y así demostrar su superioridad.
         Llegado el momento, Yesenia y Alexius ya habían alcanzado una edad adulta. Y habían adiestrado a algunos como soldados, para salvaguardar las leyes y normas. Aunque habrían deseado que su prima compartiese esos ideales.
         Lamentablemente eso no fue así, por lo que una gran guerra estalló, de forma irremediable por como chocaban las ideologías de estos dos territorios. Al cabo de una semana de guerra, todas las tierras de cultivo eran un baño de sangre. Allá dónde miraban, solo veían rastro de muerte y devastación. Yesenia y Alexius no lo soportaban más, así que sé pertrecharon, se mentalizaron y tomaron una decisión. Partieron a una batalla de la que no sabían cómo terminaría. Expulsando a todos los ciudadanos de esa ciudad.
         Erma les esperaba, sabía que no tenían dotes divinas porque decidieron seguir como mortales. Esa fue su sentencia de muerte.
         El combate contra Erma se presentó largo y sufrido, cada vez más difícil y peor de lo que se podrían imaginar. Los aceros chocaban, la sangre se derramaba sin cesar... Y cuando parecía que Erma triunfaría al matar a una Yesenia agotada, descubre que Alexius interviene y le mantiene el combate hasta que este es atravesado en el pecho, viendo a Erma sonreír, mientras le dice ya no eres tan buen guerrero primito.
         Al ver eso Yesenia entró en cólera, con un torbellino de emociones y fue ahí cuando Zeus cogió su rayo y lo lanzó, devolviendo así a Yesenia su esencia divina, aniquilando así a Erma, pero no albergando odio, sino sintiendo lástima por ver aquello en lo que se convirtió.

         Esta es la historia de la primera heroína de la historia. Pero aquellos ciudadanos, marcharon lejos y crearon la ciudad de Babilonia. Dando al fin un comienzo a la era del hombre hasta el día de hoy.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Mortales Sueños (Secuela)

           Vuelvo a respirar y sentir. Ha pasado mucho desde la última vez, pero ahora la veo. La diferencia de lo que era y lo que soy.
           Entonces llego a un acantilado, veo a un chico intentando treparlo muerto de miedo, sin embargo se ve cómo se esfuerza. De repente... Surgió la niebla, cada vez más densa humedeciendo sus manos. Provocando que se vaya resbalando y sienta que se cae.
          Cuando más miedo siente la gente, es cuando más cerca están de superarlo. Así que cuando está llegando a la cima, se resbala y cae hacia él precipicio. Siente cómo yo le agarro, pero se empieza a aterrar al sentir mis garras y cómo de un tirón lo lanzo por los aires y agarrándole del cuello, me acerco y hago lo que me hicieron, sorber parte de su alma. Sintiendo cómo me hago más fuerte cada vez.
          Entonces le dejo despertar. No está bien disfrutar con tu juguete por un solo día, ni tampoco que sean solo tres... Es hora de ir jugando y cambiando las reglas.
          Al segundo día le hago ver una escena divertida. Le voy mostrando cómo su familia ha ido quedando mutilada, destripada y bueno... Esparcida por toda la casa. Mientras me deleito y relamo con el sufrimiento y el terror de sus ojos, le persigo sin hacer ruido.
          Es en ese instante cuando su mente recuerda a su hermana pequeña llamándole llorando, así que decido adelantarme y dejar que él vea cómo su hermana es devorada antes sus ojos.
          Luego le ato con mi brazo y al acercarle a mí, me relamo y le vuelvo a morder, teniendo así mucho más al alcance su cuerpo y poco a poco sigo haciéndome más grande.
          Es increíble lo que se puede hacer si uno tiene la maña y el ímpetu suficiente. Es entonces cuando descubrí que podía adentrarme en dos personas al mismo tiempo... Y me pregunté ¿en el mismo tiempo y lugar? Eso sí sería emocionante e interesante.
         A la siguiente noche, vi a padre e hijo, en el mismo sueño...ninguno sabía que pasaba exactamente, pero el padre veía las heridas que tenía su hijo en el brazo y en el cuello. Es una lástima que no le permitiese que se fijase más porque... Oyeron a la madre gritar y es en cuanto llegaron que vieron a la hija pequeña, con un cuchillo riendo desquiciada y una sombra a su espalda, cortando nuevamente a la madre... Sin olvidar que según murió la madre, la niña pequeña se quedó sin cuello, porque se lo partí. Fue el momento idóneo para sacar dos cabezas y absorber la voluntad de ambos.
          Llegó la última noche y me alimenté directamente del padre, mientras el hijo me miraba. Me acerqué a él paso a paso.
Lentamente y cuando estaba frente a él, saqué mis alas y le pregunté abiertamente.
-¿Cómo quieres que sea tu vida? ¿Agónica o que al menos puedas vivirla?
-Has erradicado a mi familia... Realmente... ¿Me queda algo de vida?
         Por entonces sonreí. Y durante los siguientes cinco años, buscaban a un joven chico asesino, que tras aniquilar a su familia, siguió matando. Aunque no por su propia voluntad. Sino siguiendo mi deseo ya que yo dominaba su cuerpo y así crecí cada día y cada vez más.
         Una vez y le pillaron, le abandone con su agonía. Y simplemente, busqué a mí próxima víctima para comer y crecer.

        Soy eterno, estoy maldito, por lo tanto... Estáis muertos en cuánto me veáis en vuestras pesadillas.



He vuelto

Buenas a todos mis lectores.
Muchas gracias por haberme seguido y esperado.
Por diversos motivos personales no he podido dedicarle el tiempo necesario al blog, pero eso no significa que vaya a renunciar a él.
He vuelto y con más ganas que nunca, y el primer relato que os dejo tras mi parón, es la secuela de Mortales sueños.

Espero la disfrutéis como yo he disfrutado escribiendo mis relatos. Nos vemos pronto.

sábado, 15 de octubre de 2016

El último Guardia

          Todo comenzó con luz, pero no era natural aunque no lo sabía. Abrí por primera vez mis ojos y vi a una hermosa y gran mujer, además junto a ella, se encontraba un hombre robusto con una armadura del color de la sangre. Cuando luego vi, a aquel hombre con una túnica blanca, hizo un gesto y oí un golpe y sentí un dolor bastante agudo.
           Empecé a gruñir, parecía que sólo pronunciase la R. Sin embargo, lo que se pudo ver fue salir varios hilos finos de sangre de mis poros y como se dirigían a mi agresor, mientras este quedó impactado. Aunque no pasó nada, aquel hombre con armadura se interpuso y detuvo mis finos hilos mientras sonreía y yo reía al verle feliz... Pero no consigo ver su rostro real, solo esa expresión de sonrisa y escuché a la mujer decir lo siguiente:
            - Cariño, creo que su nombre debería ser R...-
           Me desperté bañado en sudor y miro mi brazo izquierdo, marcado con runas en formas de cicatriz, suspiro y veo a mis compañeros dormidos.
           Al dudar, más bien sabiendo que no iba a dormir más, me levanté y empecé a entrenarme. Cierro mis ojos y centro mi respiración, noto la presión del aire y en ese momento, justo cuando me coloco, oigo algo rasgando unas hojas y un leve silbido.
          Atrapé un virote de ballesta. Y sabía a quién pertenecía, así que con los ojos aún cerrados, alcé la voz y grite:
- ¡Décimo quinto heredero al trono del Reino del hierro... Estáis lejos de vuestro hogar, así que no puedo evitar preguntarme ¿qué os trae por aquí?!-
         El impertinente se aproxima, pero bien resguardado por sus fieles perros, mientras me viro dejando ver mi brazo izquierdo sin capacidad de movimiento.
-Bueno, me dijeron que habían unas cucarachas en mi bosque así que he venido a ver, a que se debe esta intrusión de unos inútiles como tú, manco.-
Atender a sus estupideces fue lo más agotador que he tenido que hacer en mi vida. Y volví a oír la voz de aquel hombre con armadura de sangre. En la que me decía “ los guardias del ocaso somos la espada de la magia, y la magia de la guerra. Pero nuestro objetivo siempre será el mismo, luchar por quienes no pueden.”
Fue entonces cuando un miembro de la caballería se acercó por mi izquierda para golpearme, pero cuando movió su brazo solo fue capaz de sentir como mi pierna golpeaba su cara y lo tiraba del caballo, mientras reía al verlo huir desbocado.
          El príncipe mando a sus caballeros a por mí, pero simplemente levanté la mano en señal de espera y los caballeros respetaron eso.
          En ese momento comencé a golpearme en las cicatrices del brazo izquierdo. Podía sentirlo, el poder volviendo a mi. Miré con bastante calma y lo sentí el terror naciendo en uno de los caballeros.
          - Intuyo, has oído hablar de los guardianes del ocaso, que una vez existieron en el Reino del Hierro.-
          El caballero simplemente asiente mientras el impertinente príncipe ríe diciendo que están extintos.
          Noto yo sonrío mientras rompo la última runa de mi brazo izquierdo y este libera un gran temblor junto a un as de luz que llenó los cielos y cuando por fin la luz se detuvo, solo quedaba un aura arcana rodeándome y una armadura completa echa de sangre del caballero que había derribado previamente.
         - Soy el último guardián del ocaso, no recuerdo mi nombre, pero tú recordarás mi apellido... Salbazar-
         Es entonces cuando agarrando una espada que es tan grande como yo, hago que brille con un fuego azul, rodeado de electricidad y un viento bastante violento que silbaba.
         - Hasta aquí llegasteis-
         Tras estas palabras simplemente levante la espada y al murmurar unas palabras, corte hacia ellos, pero estaba bastante lejos. Aunque eso no supuso un problema, la explosión que cause, arrasó la mitad del bosque que ellos ocupaban.
          Fue entonces cuando pronuncié esas palabras: “ yo soy la espada que guiará al mundo, soy la magia que puede protegerlo, soy un guardia del ocaso y mi labor es, permitir al mundo ver un amanecer más cada día.”